México, salones atiborrados

Diciembre 2, 2015

México ocupa el primer lugar entre los países de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) con más alumnos en un aula por cada maestro que da clase en primaria, secundaria y bachillerato.

Ello repercute de manera negativa en su aprendizaje, ya que entre más estudiantes hay en un grupo, el profesor dedica menos tiempo de enseñanza a cada uno de los niños y jóvenes de todo el salón.

El Panorama de la Educación 2015, elaborado por el organismo internacional, reveló que en nuestro país por cada docente de educación básica y media superior hay alrededor de 30 estudiantes de un mismo grupo, mientras que el promedio de la OCDE son 15 alumnos por cada profesor.

Eso significa que en México hay más del doble de estudiantes que el promedio del organismo internacional, por lo que ocupa el primer lugar en esa situación escolar, que merma el aprendizaje de los niños y adolescentes.

Al desglosar dicha situación de sobrepoblación estudiantil por grupo escolar, la OCDE indicó que el problema se agrava en secundaria, ya que en ese nivel académico hay en promedio de 32 alumnos por cada maestro, mientras que el promedio internacional es de 15 estudiantes por cada profesor.

“Sin embargo, en instituciones educativas privadas, el coeficiente estudiantes-docente es mucho menor: 19 estudiantes por personal docente en las escuelas secundarias y 15 estudiantes por docente en escuelas de educación media superior”.

Aunque al hacer una comparación con el promedio del G20, que es 13 estudiantes por maestro en ambos niveles, México sigue siendo el país con el más alto número de estudiantes en los dos niveles educativos, aun en planteles particulares.

Pero lo más grave, destaca la OCDE, es que la brecha entre escuelas públicas y privadas en nuestro país es la más acentuada de todas las naciones que pertenecen al organismo internacional, pues por cada docente en instituciones públicas, hay 15 estudiantes más que por un maestro en una institución privada.

En consecuencia, “la mayor diferencia entre los dos tipos de escuelas entre los países de la OCDE y los países asociados” se registra en México.

Esta situación muestra que grupos grandes disminuyen el aprendizaje de los estudiantes, porque el maestro tiene que dedicar más tiempo de la jornada en poner orden.

“Las clases en grupos más grandes se correlacionan con menos tiempo para la enseñanza y aprendizaje, y más tiempo dedicado a mantener el orden en el salón de clases”, asevera el Panorama de la Educación 2015.

De acuerdo con el análisis del organismo internacional, un alumno adicional en un grupo de tamaño promedio se asocia a un decremento de 0.5 puntos porcentuales del tiempo dedicado a actividades de enseñanza y aprendizaje.

Después de México, el segundo lugar con más alumnos por docente es Colombia, le sigue Chile, Turquía, Reino Unido, Brasil e Indonesia, en tanto que los países con menos estudiantes por maestro, incluso por abajo del promedio de la OCDE son Grecia, Letonia, Eslovenia, Rusia, Austria y Finlandia, donde hay en promedio 10 alumnos por docente.

Nota original: http://goo.gl/w625UE