Este artículo fue publicado en:

1. Aprenden sobre su audiencia

Los profesores necesitan saber qué motiva a sus estudiantes a tomar cursos e-learning en vez de gastar su tiempo en otras actividades. Tienen que saber lo que les gusta a los estudiantes, y lo que no les gusta. La solución más sencilla para encontrar estas respuestas es preguntar.

2. Piensan en los estudiantes como individuos sociales

Pensar en los alumnos como algo más que usuarios de computadoras, pensar en ellos como individuos sociales, es aún más importante en eLearning que en las situaciones de aprendizaje tradicionales debido a la barrera física existente. Los desarrolladores de eLearning exitosos deben ir más allá de la comprensión de las necesidades y requerimientos de los alumnos. Deben asegurarse de que la instrucción está diseñada para adaptarse al contexto en el que ellos aprenden.

3. Consideran que los alumnos tienen lapsos de atención limitados

En casi todos los cursos, los estudiantes quieren que el curso llegue al punto rápidamente, que avance rápido y que termine pronto. Los estudiantes tienen tiempo, energía y atención limitada para gastar en un curso  eLearning, y los diseñadores de eLearning exitosos reconocen esto.

4. Diseñan con el cerebro en mente

Los profesionales de eLearning exitosos entienden cómo funciona la memoria y crean sus cursos en consecuencia. El aprendizaje espaciado, por ejemplo, es una estrategia que alinea el aprendizaje con la formación de la memoria, en lugar de forzar la memorización del contenido.

5. Utilizan el "diseño silencioso"

En el diseño silencioso, todo aquello en una pantalla tiene un propósito. Esto reduce el tiempo que los estudiantes pasan lejos de aprender,  procesando imágenes innecesarias o tratando de hacer que la interfaz funcione.

Los desarrolladores de eLearning exitosos utilizan adecuadamente el diseño silencioso al reducir la información al mínimo, priorizando los gráficos sobre el texto y colocando un texto explicativo cerca de los elementos visuales para enfatizar que ambos están relacionados. También usan la manera más lógica y concisa para presentar los contenidos, incluso si esto significa la reorganización significativa del diseño actual.

Incluso el color puede enviar un mensaje fuerte, pero el uso excesivo de color puede reducir el rendimiento de los alumnos. Una vez más, ellos usan apenas  el color necesario y lo utilizan deliberadamente para dirigir la atención a los elementos más importantes en el momento adecuado.

La investigación ha encontrado que la eliminación de palabras irrelevantes y las imágenes pueden aumentar la capacidad de la audiencia para recordar la información en un 189 por ciento y la capacidad de aplicar la información en un 109 por ciento.

6. Comprenden la mente del principiante

La mente del principiante es un concepto de Zen y se refiere a un estado de la mente libre de prejuicios, de falsa confianza. Es un estado de genuina curiosidad y ganas de aprender.

En otras palabras, tener una mente de principiante se trata de estar cómodo sin saber, de estar abierto a nuevas perspectivas e ideas, y de comprometerse con el aprendizaje continuo en lugar de mirar a cumplir los objetivos específicos. Este último punto es particularmente importante en el eLearning, pues aquellos profesionales que no buscan ampliar constantemente sus conocimientos no desarrollan las habilidades necesarias para un entorno cambiante y pronto se quedan atrás.

7. Piensan más allá del curso

Los profesionales de eLearning exitosos no piensan en el eLearning como un único evento. En lugar de preocuparse por entregar la  información a los alumnos a través del curso, los desarrolladores tienen que pensar cómo pueden proporcionar periódicamente contenido para ayudar a los estudiantes a sintetizar la información.

8. Se basan en problemas auténticos y relevantes

Para aumentar la probabilidad de que los estudiantes absorban la información del curso eLearning,  los desarrolladores de eLearning tiene claro por qué los estudiantes necesitan este conocimiento y el valor que posee en el mundo real. Saben que cada momento de una experiencia eLearning debe ser valiosa. Ellos presentan la información correcta en el momento adecuado a los alumnos correctos, y empoderan a los estudiantes a decidir qué y dónde quieren aprender.

Se centran en la "aplicación en el mundo real" para el material que van a cubrir. La formación solo es valiosa si los participantes aplican lo que aprenden.

El principio de relevancia se refiere a la visión principal del eLearning; es decir, el aprendizaje donde los alumnos deciden qué, dónde y cómo quieren aprender.

9. Se centran en la calidad

Un curso de eLearning puede ser creado rápidamente, pero para tener resultados a largo plazo  tiene que ser de calidad. Siempre hay que contar con un contenido bueno. Contenido de calidad, imágenes de calidad y escritura de calidad. Esto no ocurre simplemente “tirando” todo el contenido junto.

Incluso el mejor diseño no compensa un contenido pobre; para soportar la prueba del tiempo, los cursos eLearning deben ser de alta calidad, pues, por supuesto, un contenido decorativo y superficial rápidamente pierde audiencia. Los diseñadores de eLearning exitosos ponen esto en práctica al poner más peso al contenido que a la estética y al recordar que la función es mucho más importante que la apariencia.

La creación de contenido de alta calidad significa la creación de valor para mantener a sus estudiantes comprometidos.

El contenido que simplemente es superficial y decorativo no funciona para eLearning. Sabemos que el diseño es importante, pero a largo plazo, ¿sus alumnos van a detenerse o van continuar si ven que el contenido apesta?

10. Tienen una buena base de diseño instruccional

Aunque el diseño gráfico es útil, el diseño instruccional es esencial, ya que se centra en los pequeños detalles, que pueden hacer la diferencia entre un curso de gran éxito y un fracaso total. El diseño instruccional es un aspecto clave de cualquier curso eLearning. Contrariamente a lo que muchos desarrolladores creen, va mucho más allá de la presentación de contenidos, separando la información en lecciones y unidades separadas, y la selección de una serie de temas para hacer un curso. En vez de esto, el diseño instruccional debería incluir:

  • Definir metas y objetivos para guiar el enfoque de los alumnos
  • Proporcionar contexto y la perspectiva, a la vez que se comprime la información sólo a lo más esencial con el fin de ahorrar tiempo
  • Elegir los temas, recursos, tipos de medios de comunicación y la tecnología más apropiados
  • Planificar  las tareas de evaluación y otras actividades

Estos componentes se combinan para crear una experiencia integral de aprendizaje.