Este artículo fue publicado en:

La Escuela Mexicana de Astrobiología invita a los estudiantes de los últimos semestres de licenciatura o de posgrado a solicitar una estancia. El proceso de selección se hace conforme al desempeño académico y el interés de los estudiantes.

“Les patrocinamos una semana para darles clases de astrobiología, les presentamos los procesos de investigación que se realizan en México con la idea de que se interesen y puedan involucrarse en esta área”, dijo Ramírez Jiménez, en una entrevista con la Agencia Informativa del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt).

La presidenta de la asociación agregó que en lo que va de este año los miembros de Soma se dieron a la tarea de trabajar en la publicación del primer libro de astrobiología en español.

“Los miembros de Soma escribimos capítulos en español tratando de tener la información más actualizada. Creemos que será un esfuerzo importante para que los chicos que están interesados en estos temas de astrobiología, tengan una primera entrada formal y organizada que les permita de verdad captar la esencia del panorama y del área que queremos impulsar”, mencionó.

Este libro, dijo, colaborará con la transmisión del conocimiento, pues se dirige a los estudiantes de licenciatura y de consulta para posgrado.

Respecto a la Reunión Bianual de Astrobiología, Ramírez Jiménez comentó que este congreso reunirá a investigadores de renombre de México, Estados Unidos y Europa.

“Los estudiantes que están incorporados a los laboratorios de los investigadores miembros de Soma presentan sus trabajos de investigación mediante ponencias o carteles. Este es abierto a todo el público”, puntualizó.

Soma surgió en 1998 bajo los cimientos de la Sociedad Mexicana de Ciencias de la Vida en el Espacio, fundada por los científicos: Ramiro Iglesias Leal, Miguel Ángel Herrera Andrade, María del Carmen García Guízar, José Antonio Ruiz de la Herrán y Miguel Gil Guzmán.

En un inicio, Soma se relacionaba con la ingeniería aeroespacial y la medicina espacial, sin embargo, a partir de una reunión de los miembros con los alumnos del investigador Rafael Navarro González la sociedad se modificó.

Por lo que Soma adquirió una visión más técnica, con objetivos reorientados para intentar la inclusión de más disciplinas, al notar la posibilidad de ampliar las ciencias espaciales con biología y química, ciencias fundamentales en la astrobiología, apuntó Ramírez Jiménez.

En la actualidad, Soma es reconocida por la Federación Internacional de Organizaciones de Astrobiología (FAO, por sus siglas en inglés) y está afiliada a la investigación astrobiológica de la Administración Nacional de Aeronáutica y del Espacio (NASA, por sus siglas en inglés).

 

 

Texto original: http://goo.gl/rJGh8J