Este artículo fue publicado en:

Más de 300 adultos regalarán a los menores grandes pasiones en pequeñas raciones de 10 o 15 minutos.

Con un cuentacuentos, una especie de parodia de “La cenicienta”, previo a una introducción del recinto, arrancaron hoy las actividades con las que la Biblioteca José Vasconcelos celebra por adelantado el Día del Niño.

A lo largo de este día, más de 300 adultos de diferentes profesiones y oficios, se darán cita en el centro cultural pararegalar a los menores grandes pasiones en pequeñas raciones de 10 o 15 minutos.

En un auditorio al aire libre, papás se dieron cita desde temprana hora para festejar a sus hijos en la que es considerada la biblioteca más grande de México, donde dos cuentistas compartieron con los pequeños la historia de una pequeña princesa cuyo amado la despierta con un beso.

Sin ceremonias, apenas tras una pequeña introducción del lugar, iniciaron las actividades con un cuentacuentos; luego, grupos de entre 10 y 20 personas pasaron al lobby del recinto donde los llamados personal de playera blanca los fue ubicando en diferentes salones y espacios donde se ponían en marcha las múltiples actividades.

Algunos son científicos, otros músicos; algunos hablarán de las extrañas costumbres de las aves o del lenguaje de ciertos animales; otros más tocarán o cantarán canciones o les hablarán de recuerdos, les narrarán historias, reales o inventadas; algunos bailarán y otros más harán dibujos.

Al evento se suman bomberos, arquitectos, matemáticos, biólogos, peluqueros, payasos y cineastas que comparten narraciones, vivencias, cantos o historias relacionadas con sus respectivos quehaceres.

Según los organizadores, en este día se hablarán en la biblioteca, más de cinco lenguas, se trata de un regalo íntimo y compartido en este espacio público que al año recibe cerca de dos millones de visitantes.

En el primer piso, planta baja, cuarto piso y salones de uso múltiples del inmueble situado en el norte de esta capital, se desarrollarán diversas actividades desde temprana hora, como música, danza, teatro, cine, gimnasia, talleres y lectura de textos.

Malabaristas, payasos, globos blancos, sombreros de papel, son parte de la fiesta que se vive en este recinto, en cuya entrada fue colocada una mesa para que los pequeños expresen a través de una carta su mayor deseo.

Poco antes de las 10:00 horas, un puñado de padres e hijos ya hacía fila para poder ingresar, puñado que poco a poco fue incrementando conforme transcurrían los minutos; una vez adentro se incorporaron a las actividades, supervisadas por el director de la biblioteca Daniel Goldin, quien con cámara fotográfica, atrapaba cada una de las acciones.

Otros “reyes del hogar”, en compañía de amiguitos y hasta de abuelos, arribaron para ser parte de esta celebración que se extenderá hasta las 18:00 horas.

Texto original: http://goo.gl/Kp3E28