Este artículo fue publicado en:

Hay muchas formas de aprender además de estudiar un libro o memorizar un contenido online. Cuando he intentado explicar esto, me gusta acercarme a la experiencia personal a través de 3 preguntas sencillas:

1. ¿Cómo aprendes?

Es bueno ser consciente que el aprendizaje continúa toda la vida. Que ya no recibamos clases o “estudiemos” no significa que acabó nuestro rol como “aprendices”. Es más, da igual tu edad, todavía te queda mucho por aprender y aplicar.

2. ¿Dónde aprendes?

Es decir, cuáles son tus entornos de aprendizaje: tu puesto de trabajo con tu ordenador conectado, la sala de reuniones, la máquina del café, el aula donde recibes formación, la plataforma virtual, tus conversaciones con la familia y amigos, los viajes que haces, los libros que lees.

3. ¿Cómo te gusta aprender?

¿Eres un “ratón de biblioteca” o prefieres la interacción con otros?

¿Tienes diferentes preferencias en función del contenido o el contexto?

Detenerse en estas 3 preguntas nos lleva a concluir que se aprende de muy diferentes maneras. A mi me gusta resumirlas en estas 9 estrategias:

  1. Aprender estudiando: el modelo tradicional, enfrentándote a los contenidos con o sin ayuda de un formador o tutor.
  2. Aprender de expertos: que aportan su experiencia y conocimiento, responden tus dudas, evalúan tu trabajo.
  3. Aprender haciendo: a través de actividades, prácticas, ejercicios, juegos…
  4. Aprender colaborando: haciendo con otros.
  5. Aprender descubriendo: investigando, reflexionando, buscando, eligiendo…
  6. Aprender aportando: generando contenido o recursos, participando en debates, comentando el trabajo de otros.
  7. Aprender valorando: siendo capaz de valorar y evaluar el trabajo de otros, de tus pares.
  8. Aprender enseñando: dicen que es como más se aprende.
  9. Aprender aplicando: aplicando en el contexto real algo que te han enseñado o has aprendido por ti mismo

Los modelos eLearning actuales, las nuevas metodologías y plataformas, permiten aplicar todas estas estrategias:

  • Van mucho más allá del contenido online de estudio y las preguntas al tutor.
  • Provocan la actividad, facilitan la interacción y la creación de conocimiento.
  • Incluyen el juego como disparador del aprendizaje.
  • Facilitan el trabajo colaborativo, ayudan a compartir el conocimiento.
  • Incluyen la evaluación entre pares.

 

Texto original: http://goo.gl/kkla4S