Este artículo fue publicado en:

  1. Tus estudiantes leen tu blog

Tus estudiantes saben que compartes información que les resultará útil, aplicaciones interesantes, otros blogs favoritos, enlaces valiosos y mucho más. Tienen la oportunidad de seguirte y hacer comentarios a lo que escribes y, al menos, estar al día en los temas que compartís. Para ello, naturalmente, ¡debes tener un blog!, pero no porque sea moderno, más bien porque tienes algo que decir (les). Un buen profesor, máxime en el ámbito universitario, comparte información de gran valor, raramente al alcance de los alumnos y, sobre todo, pondera el contenido y aporta sus visiones sobre el mismo, lo que es de una gran riqueza para sus estudiantes, al  menos para los que se ocupan de aprender y no solo de lo que será materia de examen.

  1. Tu desarrollo profesional se produce, sobre todo, en línea

Sabes que el desarrollo profesional estructurado que tu centro realiza puede no ser realmente donde estás aprendiendo nuevas habilidades. Ya que las redes sociales y plataformas de desarrollo de habilidades en línea son imprescindibles para mejorar realmente tus competencias.

  1. Has hecho un PLN en línea

Si lo llamas una red de aprendizaje “profesional” o “personal” depende de ti. La parte clave es que has invertido tiempo para desarrollar relaciones en línea con los colegas, mentores, y muchos otros que podrían ser capaces de ayudarle a aprender algo útil. No siempre tiene que ser sobre la enseñanza, sino también sobre algo que puede que quieras saber. Gran parte de lo que nos interesa y necesitamos está ahí fuera, ignorarlo es como apagar la luz.

  1. Compartes tu vida profesional con colegas que nunca has conocido

Hay una gran comunidad de personas con las que se puede estar en contacto online o por medio de cualquier red, con los que se puede llevar a cabo proyectos o trabajos en común, y con los que en ocasiones, descubriremos aficiones comunes o intereses que nos pueden ser de utilidad compartir y llevar incluso, al aula. ¡Cuántos trabajos he publicado que habrían sido imposibles sin las comunicaciones actuales!

  1. Tu horario semanal implica reuniones en línea

Sabes cuando tienes que utilizar tu ordenador o smartphone para que puedas supervisar un #edchat o su otro hashtag favorito. Te permite aprender sobre la marcha. Esto es extensible a otras redes y dependerá de las preferencias y necesidades de cada uno. Lo que me parece es que no se debe tener una red social y no utilizarla… está mandando un mensaje negativo sobre nosotros.

  1. Las vacaciones de verano significan atender alguna conferencia o evento donde formarse y estar al día

Tan pronto como suena la campana final, te aseguras de que tus maletas estén listas para atender unas pocas conferencias que no te puedes perder y en las que todos tus colegas y amigos en línea estarán. Esto, claro, no siempre es posible por restricciones de tiempo, económicas, familiares, etc. Pero cada vez hay más eventos que se pueden atender en línea.

  1. Conoces el vocabulario

Es muy parecido a un segundo idioma. Sabes el significado de términos como 1:1, BYOD, PLN, Aprendizaje personalizado, Flipped y Edcamp.

  1. Acudes a colegas de otros países cuando lo necesitas

Tienes un gran grupo de colegas en tu propio edificio, pero también están bastante ocupados y no siempre tienen las respuestas a todas tus preguntas. Son humanos. Así que tienes una red  de contactos online a los que puedes acudir cuando necesitas una respuesta 24-7. Ellos están en todas partes del mundo ya que nunca se sabe quién va a estar despierto y capaz de responder a tu petición de ayuda. Qué cierto es esto en la Universidad y cuánta satisfacción da poner en marcha, y llevar a cabo, proyectos con personas que están tan lejos… y ¡tan cerca!

  1. Eres un ciudadano digital

En primer lugar, sabes lo que significa ser un “ciudadano digital”. Sabes que es muy importante que trates a los demás con respeto, sabes lo que es el acoso cibernético, actuar de una manera positiva, y estár intentando siempre ser un miembro útil para la comunidad. Esto no es tan fácil como parece. Los trolls y muchos otros pueden distraer y provocar. Pero eres lo suficientemente inteligente como para no morder el anzuelo. Y también lo son tus alumnos.

  1. Siempre tienes hambre de aprender, probar y ensayar con nueva tecnología

Cada nuevo anuncio de Apple es un momento especial. Una nueva actualización de Android significa que su hora del almuerzo acaba de lleno. Cuando se produce algún nuevo movimiento en la tecnología de la educación, estás siempre dispuesto a probar una nueva aplicación, probar una herramienta web, leer un libro electrónico, o simplemente tomar algún tiempo para juguetear!

Bueno, quizá te pase como a los que dicen “esto ya no es para mí” o “lo que me faltaba”. Ánimo, no es cuestión de edad sino de oportunidad. Seguro que cerca tienes algún colega dispuesto a ayudarte. No es moderno, es necesario para poder promover el aprendizaje del siglo XXI, como ya dije en otras ocasiones, la escuela (la Universidad) no pueden vivir de espaldas a un mundo en constante cambio.

 

 

 

Texto original: http://goo.gl/jppWy0