Este artículo fue publicado en:

Cada uno de nosotros es el resultado de la integración de una herencia con infinitas experiencias de vida. La acumulación y articulación de estas experiencias son tan significativas, que en gran medida condicionan y hasta determinan aspectos tan importantes como la identidad, los talentos y debilidades, el tipo de relaciones, el carácter, la elección de una profesión y el desempeño en la misma, los sueños y aspiraciones. Dada la trascendencia de cada experiencia quizás sería interesante prestar un poco más de atención a principios como los que refiere John Luckner en su libro “Procesar experiencias” y que citamos a continuación:

-La experiencia se aproxima, prepárate y define una visión deseada.

-La experiencia trae algo novedoso y original, ábrete a ella.

-La experiencia es única, espera lo mejor.

-La experiencia es desafiante, establece las habilidades y recursos que necesitas y avanza sin temor.

-La experiencia trae un problema a resolver, reflexiona sobre la misma e identifica lo que está funcionado bien.

-La experiencia es confusa, expresa verbalmente tus pensamientos y emociones.

-La experiencia es divertida, compártela con otros.

-La experiencia te pone en situaciones de alerta e intensas emociones, céntrate y asume algún riesgo.

-La experiencia termina, recuérdala, recíclala, reutilízala.

-La experiencia es una metáfora para tu vida, asígnale un propósito significativo.

El Aprendizaje Vivencial o Experiential Learning es aprender por medio del hacer.

“No recibimos sabiduría; debemos descubrirla por nosotros mismos luego de recorrer una travesía que nadie más puede recorrer por nosotros”; - Marcel Proust, escritor francés 1871-1922

Aprendizaje: Es un proceso de transformación interna que permite un cambio en la manera de pensar, sentir y/o comportarse. Vivencial: Una experiencia se denomina vivencial cuando involucra dos elementos fundamentales.

1) Reflexión de lo acontecido; selección-interpretación-conclusión particular y

2) Transferencia de conclusión particular a una conclusión de aplicación más general

Lo que el AV hace mejor es conectar al individuo con sus cinco sentidos a la experiencia y promover el él un sentido de titularidad o propiedad sobre lo aprendido. El aprendizaje vivencial se basa en la creencia de que todo aprendizaje verdadero requiere del involucramiento del individuo con la temática. Nada es más relevante para nosotros que nosotros mismos. Nuestras propias reacciones a, observación respecto de y comprensión acerca de algo es más importante que la opinión de algún otro sobre lo mismo.

Principios del aprendizaje vivencial

El aprendiz es protagonista en lugar de espectador

El aprendizaje vivencial es posible cuando existe una selección adecuada de las experiencias y éstas son acompañadas con reflexiones, análisis crítico y síntesis

-El AV se despliega en el intento del aprendiz por restablecer el equilibrio luego de ser llevado convenientemente por la experiencia a una zona de disconfort o disonancia adaptativa.

-El aprendizaje debe tener presente la pertinencia y relevancia para el aprendiz.

-El AV utiliza como material de trabajo las consecuencias naturales de una manera de pensar, sentir o comportarse dentro una experiencia.

-El proceso de AV debería promover la formulación de preguntas, la investigación, la experimentación, la curiosidad, la responsabilidad, la creatividad y la construcción de significados.

-Los participantes deberían poder experimentar el éxito, el fracaso, el asumir riesgos y la incertidumbre.

Aprendizaje vivencial en programas outdoors

Existe numerosa bibliografía que sustenta los efectos positivos de utilizar esta metodología para incrementar la autoestima de los participantes, alterar el locus de control, modificar comportamientos antisociales, desarrollar talentos y capacidades, etc.

“El aprendizaje vivencial es un proceso a través del cual los individuos construyen su propio conocimiento, adquieren habilidades y realzan sus valores, directamente desde la experiencia”. (Association of Experiential Education, 1995).

Las razones que justifican el éxito de esta extraordinaria herramienta educativa y terapéutica las podemos enumerar de la siguiente manera: Porque es VIVENCIAL. Está ampliamente probado que aprendemos mucho más cuando nos involucramos activamente en el aprendizaje, ya que ponemos en juego los cinco sentidos en lugar de los dos característicos de las metodologías tradicionales (vista-oído). La experiencia es grabada en cinco pistas simultáneamente en el cerebro. El SENTIDO DE TITULARIDAD respecto a lo aprendido. El conocimiento es construido por cada participante a partir del recorrido por un proceso de aprendizaje que es acompañado adecuadamente para favorecer el auto-descubrimiento. La PERCEPCIÓN DEL RIESGO que acompaña las actividades y el entorno social que se genera en cada experiencia, conduce al grupo hacia un estado de predisposición óptimo para el aprendizaje. Las ACTIVIDADES, los problemas a resolver y hasta los escenarios tienden a ser POCO CONVENCIONALES, lo que genera condiciones de interdependencia e integración difíciles de reproducir en otros ámbitos. La relación directa entre CAUSA y EFECTO. Las consecuencias de las acciones de cada individuo y cada grupo son fácilmente observables. Desde la observación crítica al cierre de cada actividad pueden extraerse conclusiones contundentes que alimentan la búsqueda de nuevas alternativas de pensamiento y conducta. El APRENDIZAJE es GENERALIZABLE. Muchos de los patrones de comportamiento individual y grupal que se ven reflejados durante cada actividad, son los mismos que se ponen de manifiesto en otros escenarios de la vida personal y laboral. La conexión que se facilita entre lo particular y lo general permite descubrir patrones, principios y leyes de utilidad para la vida cotidiana.

Texto original