Este artículo fue publicado en:

La educación del siglo XXI se ha diferenciado en dos enfoques: la educación selectiva, aquella que mantiene el espíritu del siglo pasado de una escuela tradicional y formal. El segundo enfoque, el que más me gusta, es la educación inclusiva. Para poder entender mejor realizo un trabajo de comparación que espero te sea útil y para que decidas cuál enfoque te gusta más.

 

inclusiva selectiva

 

1. Contenidos vs. Habilidades

  • La educación selectiva se centra en que el alumno aprenda la mayor cantidad de contenidos; es decir, se trata de una educación cuantitativa más que cualitativa. Por su parte, la educación inclusiva se preocupa más por exprimir al máximo su capacidades y habilidades tanto técnicas como sociales.

2. Saber enciclopédico y académico vs. Saber, saber hacer, saber ser y saber convivir

  • La educación selectiva es aquella que selecciona a sus alumnos en función de su capacidad de aprender y eso hace que se priorice el saber enciclopédico; es decir, el saber que se puede denominar como codificado, el saber del currículum. Por su parte, la educación inclusiva no busca solamente que el alumno sepa, sino que vaya más allá. Lo que pretende es que el saber del alumno sea también un saber fundamentado en hacer, en ser como formación integral y en convivir como formación social.

3. Alumnos homogéneos vs. Alumnos heterogéneos

  • La Educación selectiva agrupa al alumnado en función de sus similitudes, mientras que la educación inclusiva parte de la idea de que las personas con diferencias deben interactuar, y mientras más mejor.

4. Diversidad como problema vs. Diversidad como oportunidad

  • La educación selectiva entiende la diversidad como un problema, un contratiempo porque atenta contra la homogeneidad. Por el contrario, la educación inclusiva ve en la diversidad una oportunidad para hacer del conflicto algo positivo y constructivo.

5. Aprendizaje como sufrimiento vs. Aprendizaje como gozo

  • La educación selectiva presupone que para aprender es necesario sufrir, identifica el esfuerzo con el sufrimiento. Por su parte, la educación inclusiva entiende el aprendizaje con gozo porque en él no prima ni la competencia ni la presión por los resultados. De lo que se trata es de disfrutar aprendiendo.

6. Competición vs. Cooperación

  • La educación selectiva es una educación competitiva porque se centra más en el resultado que en el proceso. En este sentido, la filosofía de la educación inclusiva es radicalmente opuesta porque en lugar de competir, lo que busca es la cooperación; busca el aprendizaje desde la ayuda mutua, la solidaridad y la generosidad.

7. Inteligencia intelectual vs. Inteligencia emocional

  • La educación selectiva es una educación de conceptos más que de emociones, y en el aula sólo priman los contenidos de carácter académico. No sucede así en la educación inclusiva, donde hay cabida para aprender y enseñar emociones como la empatía, la resilencia y la asertividad.

8. Éxito basado en resultados vs. Éxito basado en procesos

  • La educación selectiva tiene como prioridad el logro de metas, el éxito se mide por el número de alumnos que alcanzan una meta y eso hace que muchos alumnos se sientan derrotados a la mitad del camino. En una línea radicalmente diferente está la educación inclusiva que no mide el éxito por el resultado, sino que prioriza lo que ha aprendido el alumno durante el proceso de un determinado aprendizaje.

9. Individual vs. Social

  • La educación selectiva es individual porque es competitiva. Por su parte, la educación inclusiva, al centrarse en la convivencia, lo que busca es establecer relaciones para el fomento de una convivencia donde el conflicto escolar se vive también como una oportunidad y en la que todos tienen cabida.

10. Excluyente vs. Inclusivo

  • La Educación inclusiva excluye porque rechaza y descarta, porque parte de la idea de que hay alumnos que sirven para estudiar y alumnos que no porque no quieren, no sirven o no pueden. Para la educación exclusiva la solución de un conflicto pasa por eliminar y homogeneizar. Por su parte, la educación inclusiva parte del principio de igualdad, y se focaliza en el alumno e incide en su diagnóstico.

Se dice que la educación inclusiva es más que un método, es una forma de vivir. Una idea que resume a la perfección la idea de una escuela en la que cabemos todos, la idea de una escuela hecha desde la oportunidad, desde la igualdad, que pone énfasis en los procesos, que es una escuela más del ser que del hacer, que se preocupa también por lo emocional. Esta es la escuela en la que quiero trabajar. Esta es la escuela que ojalá seamos capaces de construir entre todos.

 

 

Texto original: http://goo.gl/lo3kef