Este artículo fue publicado en:

 

De unas décadas a la fecha, el constante desarrollo de la tecnología ha logrado modificar la vida de las personas y, en este proceso, la educación también logra adecuar sus estrategias y métodos conforme a dicha base cambiante; en este rubro se ubica la utilidad creciente de que los libros electrónicos —o "e-books", "eReaders" o digitales— sean, conforme pasa el tiempo, cada vez más accesibles, lo mismo que los dispositivos para acceder a sus contenidos.

Lo anterior, sin embargo, no implica la desaparición de los libros en físico pero, sin duda, para los amantes de la lectura, los textos electrónicos van ganando terreno día a día entre los usuarios de los dispositivos, en especial entre personas que gustan de leer sin importar el formato en que lo hagan, por lo que —más allá de cualquier debate— vale analizar las ventajas que representa un dispositivo electrónico respecto del formato tradicional.

Leer original aquí