Este artículo fue publicado en:

Primer principio: Interdependencia positiva

Éste se considera el elemento principal de este tipo de aprendizaje: de la organización y la forma de trabajo del equipo dependerá el éxito del mismo. Cada miembro debe comprender que su trabajo o aporte individual van en beneficio propio y del equipo, lo que conlleva a generar la motivación de cada uno de ellos para generar el conocimiento propio y poder establecer un conocimiento grupal. Los resultados de este aprendizaje van más allá de la capacidad individual, y fomentan la responsabilidad de aprender el material asignado así como el de los demás compañeros.
El papel docente hacia la interdependencia positiva es que los estudiantes hagan tareas comunes y las desarrollen de forma individual con pensamiento grupal, así como mostrar que sus esfuerzos son apreciados y respetados, pues de ello dependerá el éxito del aprendizaje.

Segundo principio: Interacción estimuladora

Éste se relaciona con facilitar el éxito del otro, a través del trabajo en equipo. Para lograrlo, los alumnos deben entender que la participación de todos es de suma importancia, y que no existe la necesidad de opacar el trabajo del otro. Es importante que se fomente el compartir los recursos de forma eficaz y eficiente para ayudarse tanto en lo académico como en lo personal, así como respaldarse y explicarse uno al otro para ejecutar de buena forma el trabajo a realizar. Al tomar en cuenta todas estas consideraciones, no hay cabida a la presencia de estrés y tensión grupal.

Tercer principio: Habilidades interpersonales y de equipo

El éxito del trabajo grupal, parte de las habilidades sociales, para ello es necesario enseñarlas de forma directa.  Partiendo de lo anterior, el aprendizaje colaborativo es más complejo que el competitivo, pues se requiere que se aprendan las prácticas relacionadas con el trabajo grupal. Para el trabajo en grupo es necesario saber cómo ejercer la dirección, toma de decisiones, fomentar el clima de confianza, la comunicación, e involucrarse en controversias fructíferas. El docente deberá sugerir algunas actividades que permitan diagnosticar el nivel de conocimiento de las habilidades interpersonales para la toma de decisiones de su enseñanza.

Cuarto principio. Responsabilidad individual y grupal

Se debe tomar en cuenta que el trabajo individual es un elemento básico para la construcción del conocimiento. Cada miembro debe asumir íntegramente su tarea, y después compartirla con el grupo para recibir las contribuciones. El objetivo de este aprendizaje es fortalecer a cada miembro. En otras palabras, se realiza un aprendizaje en conjunto para desarrollarse como individuos. La responsabilidad individual y grupal, existe cuando se evalúan el progreso del grupo, los esfuerzos individuales que determinarán el logro de los objetivos grupales. Cuando se acostumbra el estudiante a la responsabilidad individual, no se presenta problemas en la participación activa de las clases. Sin embargo, existen casos de estudiantes que no realizan sus actividades, allí deberá intervenir el docente para motivar y fomentar la participación.

Quinto principio: Procesamiento grupal

Este principio está basado en la reflexión que realiza el grupo de forma continua, para determinar los procesos útiles, y las fallas a corregir para garantizar el éxito en las siguientes actividades. Todos los miembros deben evaluar cómo están alcanzando las metas, y cuáles han sido sus aspectos positivos y negativos en el desarrollo de la actividad. De allí es donde se parte para la evaluación grupal general que permitirá desarrollar aquellos aspectos positivos y mejorar los negativos. El docente debe realizar algunas actividades para comprobar que el grupo esté realizando su proceso.

 

 

Texto original: http://goo.gl/kjFQOn