Este artículo fue publicado en:

Se cree que los mejores estudiantes son aquellos que nacen con un elevado coeficiente intelectual o con capacidades innatas de concentración o razonamiento, haciendo imposible para el resto de los alumnos alcanzar el rendimiento que éstos tienen. Pero esta idea es completamente falsa.

Hay estudiantes que para tener un buen desempeño escolar requieren realizar un mayor esfuerzo, realizar actividades extras para desarrollar la inteligencia o la memoria, para agilizar el razonamiento lógico, etc. Por eso te damos estos simples pero efectivos consejos para lograr ser un estudiante brillante.

Aprender de estudiantes reales

Puedes pensar que para los estudiantes inteligentes las tareas escolares son fáciles, que nos les causan estrés o dificultad, pero si le preguntas a estos alumnos el camino que han tenido que recorrer para obtener esos resultados es probable que te respondan que su éxito se debe a estas tres clave: el trabajo duro, las ganas de aprender y las expectativas que uno mismo se pone. Entender cómo funciona la mente de algunos estudiantes te ayudará a darte cuenta que el éxito no está en la inteligencia sino en las acciones que uno toma para alcanzar sus metas.

Trabajo duro

Hay veces que los estudiantes que son considerados brillantes sean genios o tengan una inteligencia superior; por el contrario, obtienen los resultados que obtienen debido a que trabajan mucho más duro que la media. En una encuesta a los mejores 45 estudiantes de reconocidas universidades americanas realizada por el Programa Institucional de Investigación Cooperativa del Instituto de Investigación Superior de UCLA, el 67% de ellos declaró que pasó más de 20 horas a la semana estudiando, mientras que la media del resto de estudiantes reportaron 10 horas semanales o menos.

Sacrificio

Cerca del 80% de los estudiantes encuestados afirmaron haberse sacrificado mucho para obtener buenos resultados, sobre todo en relación a su vida social: muchos de ellos dejaron de pasar tiempo con sus amigos pero, ¿es realmente malo? Según los profesores Richard Arum y Josipa Roksa, el hecho de que la mayoría de los estudiantes universitarios se centren más en sus actividades de ocio que en las académicas, es la principal razón por la que no tienen éxito, ya que no mejoran en el pensamiento crítico ni en el razonamiento complejo. Aunque no se debe olvidar que en todo debe haber moderación y equilibrio, encerrarte a estudiar todos los días también puede ser contraproducente tanto para tu salud como para tus resultados académicos.

Apoyo de la familia

Otra dato que cabe destacar es que el 75% de los estudiantes encuestados, dijo contar con el apoyo de sus familiares de forma positiva, mientras que el 18% de ellos afirma haberse sentido presionado por su familia para obtener buenas notas.

¿Estas claves quieren decir que cualquiera puede convertirse en un estudiante brillante? Quizá no, pero sí hace evidente que el éxito académico se basa mucho más en el esfuerzo y no en el talento o la inteligencia, como la mayoría de la gente suele pensar. Sean cuales sean las metas de los estudiantes, y sean cuales sean sus éxitos, podemos aprender mucho de su sacrificio y su esfuerzo.

 

Texto original: http://bit.ly/1FxBzBz